Béisbol
Supersticiones en el béisbol

POR

| febrero 17, 2017
86
00:00
00:00

 

 

La  magnificencia del béisbol se encuentra presente cada vez  que 108 costuras se ponen en movimiento. El rey de los deportes cuenta con elementos suficientes para reafirmar con el paso del tiempo su monarquía. Una historia con grandes figuras y momentos lo respaldan.

 

Los fanáticos han logrado ocupar un lugar importante en la creación de esa mística historia a tal  grado de ser, en muchas ocasiones, los mejores cronistas,  de inmortalizar momentos que pueden o no aparecer en las páginas de un libro, de ser los creadores de las reglas no escritas, de convertir a un mortal en ídolo y ¿por qué no? , tener el poder de influir en el resultado de un juego sin necesidad de tomar un bat, un guante o una pelota.

 

Es ahí cuando aparecen las famosas “cábalas del béisbol”, supersticiones que unen en la práctica a fanáticos y jugadores. Estas abarcan desde lo más sencillo hasta aquellos “rituales” que parecerían sacados de un guión de televisión.

 

 

Algunas de las cábalas más comunes son:

 

-Pedir intercesión divina. Independientemente de las creencias religiosas de cada persona es común que el aficionado y/o jugador se encomiende a una divinidad antes o durante un juego. Es común ver a un pelotero persignarse antes de su turno al bat o al subir a la loma de las responsabilidades, imagen que se repite en la tribuna.

 

-No cambiarse el jersey de la “racha ganadora”. Una superstición que para muchos atenta contra los “estándares del buen gusto”, es algo común en el béisbol amateur y en los aficionados, sobre todo en series finales ya que se teme que la “suerte” o el “poder” desaparezca con el agua.

 

-Entrar al terreno de juego con el mismo pie y no pisar la línea que divide la zona de juego de la zona de foul. Cábala común en los pitchers, por lo regular se hace presente al comienzo de cada juego, entrar con el pie derecho al diamante como señal de un arranque dominante, así mismo el saltar la línea de fair para cerciorarse de no pisarla al salir del campo en cada entrada.

 

– Utilizar la gorra al revés. El voltear la gorra manteniéndola en la cabeza o agitarla para alentar a la ofensiva de su equipo a comenzar el rally que los lleve a darle la vuelta a la pizarra a su favor y conseguir la victoria.

 

 

Las supersticiones son consideradas una creencia irracional, pero sin duda han formado parte del béisbol y nos han regalado anécdotas únicas. Sin importar que se trate de un aficionado o un jugador profesional, las cábalas han pasado de ser mito a realidad. Ejemplo de esto son:

 

-Wade Boggs. Ex beisbolista de gran poder a la ofensiva es, quizá, el claro ejemplo de lo que es ser supersticioso, su ritual consistía en despertar cada mañana siempre a la misma hora, la práctica de bateo comenzaba a las 5:17 en punto, corría todos los días 16 minutos antes de cada juego y comía grandes cantidades de pollo ya que, según Boggs, cuando sólo comía pollo su efectividad con el bat subía.

 

 

-Roger Clemens. Uno de los pitchers de mayor poder y control en las mayores tocaba la figura de Babe Ruth que se encontraba en la zona dedicada a los inmortales en el Yankee Stadium cada vez que salía a lanzar, una costumbre que comenzó siendo jugador de los Red Sox.

 

 

-Turk Wendell. Pitcher que debutó con los Cachorros de Chicago en 1993 se cepillaba los dientes en cada cambio de entrada cada vez que abría un juego.

 

 

-Ichiro Suzuki. Según el pelotero nipón los objetos que se utilizan para jugar tienen alma, por lo que en cada viaje el jardinero de los Yankees envuelve sus bats en seda antes de colocarlos en la caja  en la que serán transportados.

 

-Manny Ramírez. El pelotero dominicano no permite que limpien los cascos que utiliza para batear, esto en toda la temporada.

 

-Ted Williams. El ícono de los Medias Rojas de Boston cada vez que se encontraba con cuenta de dos strikes colocaba su bat bajo el brazo y ceñía la gorra a su cabeza firmemente con las dos manos, pisaba la tercera base cada vez que se dirigía a los jardines y al encontrarse en la caja de bateo nunca le daba la espalda al home plate.

 

 

-Mark Fidrych. El pitcher ganador del novato del año en 1976 acomodaba con sus manos la tierra del centro del diamante y hablaba con la pelota antes de lanzarla.

 

 

-Nomar Garciaparra. Se dice que el multifacético jugador de cuadro se vestía siempre a la misma hora y antes de entrar al dugout daba un salto con los pies juntos.

 

-Frank Viola. El ganador del premio Cy Young en 1988 golpeaba con sus spikes en cuatro ocasiones la tierra de la lomita de pitcheo cada vez que comenzaba una entrada.

 

 

-Atléticos de Oakland. En los 70’s los jugadores usaron el cabello largo, barba y bigote para la buena suerte y, coincidencia o no, fueron tricampeones (1972,1973 y 1974).

 

 

Por último y no menos importante el  “Superman de Chihuahua”, el gran Héctor Espino. Se dice que siempre llevaba en la bolsa de su pantalón una moneda de diez centavos americanos, misma que conservaba desde que jugó en Jacksonville en 1964.

 

Estos son algunos ejemplos de cómo las supersticiones forman parte del rey de los deportes a tal grado que, para algunos, son consideradas requisito, ¿quién no ha escuchado las frases?: “Un jugador que no cree en algún tipo de superstición, está en la profesión equivocada” o “Quien no cree en las supersticiones no es fanático del béisbol”. Sí, una vez más, la vida como en el béisbol, cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia.

 

86

HITS


Copyright © 2013 pelotapimienta.mx. Todos los derechos reservados.

VISITA MÁS SITIOS DE TIKI TAKA SPORTS NETWORK

Las mejores historias del deporte

El mundo del boxeo

No feed items found.

Cocinando emociones de béisbol

Copyright © 2013 Tiki Taka Sports Network